/Alejandro Carvajal: Se tiene que transformar al INFONAVIT en un Instituto moderno que cubra el déficit de vivienda en México

Alejandro Carvajal: Se tiene que transformar al INFONAVIT en un Instituto moderno que cubra el déficit de vivienda en México

Alejandro Carvajal

En el año 1972 se funda el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), sin duda representó en su momento una de las instituciones más nobles, otorgando en su primer año 88 mil créditos, para el año 1974 el Infonavit se extendió a 89 ciudades, y así operó en su primera década de vida, buscando siempre esquemas en beneficio de la clase trabajadora, siendo uno de los grandes soportes de la economía en México. Para el año de 1987 el Infonavit comienza a dotar sus unidades habitacionales de equipamiento escolar y recreativo, así como centros de salud y guarderías, y a partir de agosto de este año, los créditos se fijan en Veces el Salario Mínimo Mensual del Distrito Federal (VSM).

Pero la historia poco a poco fue cambiando, y hoy a 46 años de su fundación, ya no queda nada de esa institución noble que favoreció a miles de mexicanos, actualmente el Instituto ha establecido una de las tasas de interés más altas del mercado, inclusive superior a la de algunas instituciones bancarias; a la fecha se encuentran vigentes 4,805,762 créditos, de los que el 73% son créditos otorgados en veces salarios mínimo (VSM), lo que implica que cada año tengan un ajuste, volviéndose deudas impagables, que en la gran mayoría de los casos, rebasan y en exceso el costo de la vivienda.

Lo antterior es un dato revelador es que desde su creación y hasta el 31 de diciembre de 2017 el Infonavit ha formalizado 9,891,878 créditos, de  los cuales  el 49% se encuentren vigentes, sin duda derivado de la alta tasa de interés, y del  excesivo factor de pago que determina las amortizaciones, pero sobretodo el plazo de vigencia establecido en 30 años, provocando que el tema de cartera vencida, no obstante que en las cifras oficiales se enmascaré en un 5.87%, no refleje la situación real de los derechohabientes, basta ver que el esquema de cobranza social, tan solo en 2017, ofreció “soluciones” para cerca del 30% de los derechohabientes, sometidos a estos esquemas que solo entrampan su economía, ya que solo trasladan la deuda a futuro y extienden el plazo del crédito.

Sin duda uno de los mayores retos que asumimos en esta LXIV Legislatura, será el devolver el sentido social a este Instituto, hoy cerca de 7 millones de afiliados que perciben un sueldo inferior a los 2.7 salarios mínimos, con las reglas actuales no pueden acceder a un crédito, para ello como parte de mi agenda legislativa, estoy trabajando en una reforma integral para generar cambios importantes en el esquema de crédito, es prioritario establecer una tasa de interés justa, ajustar los factores de pago, dar certeza al seguro de desempleo, cambiar de manera inmediata los créditos otorgados en veces salarios mínimos a pesos, regular el costo de las viviendas, así como revisar los mecanismos en materia de venta de vivienda adjudicada a favor de sociedades a precios muy por debajo del valor real de los inmuebles. Ha dado inicio la cuarta transformación del país y es el momento de reivindicar nuestras instituciones.

Comentarios

Comentarios