ANC/Puebla.,Pue.-Familiares de 26 campesinos del municipio de Francisco Z. Mena, denunciaron represión policiaca, y culparon directamente al hermano del secretario de Seguridad Publica Ardelio Vargas Fosado de nombre Martín, por la detención arbitraria de los labriegos, quienes  el pasado 4 de septiembre bajo amenazas y golpes fueron detenidos por manifestarse y exigir la reparación de una carretera de la zona que  está abandonada desde hace tiempo por las autoridades y  por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex), así como la nula intervención de la Comisión de Derechos Humanos del estado.

 

Los policías estatales llegaron al lugar  encapuchados  y aproximadamente  a las 9 de la noche donde se manifestaban al menos 200 personas  los empezaron a golpear y subir a las camionetas, narró una de las afectadas Leidy Bautista Reyes.

 

“Llegó Martín Vargas y nos amenazó diciendo que si no nos quitábamos tomarían medidas drásticas, a los quince minutos llegaron los policías encapuchados y algunos vestidos de civil, armados  y a las 9 de la noche,  empezaron a golpear a todos y  a la gente que pudieron y  de ahí algunos se escaparon se fueron hacia los montes mujeres niños y algunos hombres que golpearon mucho a un señor que bajaron y lo dejaron ahí tirado,”

 

Afirmó que había menores de edad en la manifestación ella dijo que iba acompañada de un menor de  5 años, cuando a ella la golpearon también.

 

“Nosotros estábamos en la camioneta llevábamos a un menor de  5 años, iba una policía y vestido de civl nos bajo brutalmente de la camioneta nos revisó, nos manoseo nos quitó las cámaras digitales para que no hubiera evidencias pues teníamos todas las conversaciones y fotos de Martín Vargas”.

 

Comentó que las autoridades municipales incumplieron los acuerdos pactados  por lo  que fueron a manifestar su inconformidad y realizaron el bloqueo carretero que va hacia poza rica, pero dijo daban el paso a los carros particulares

 

Señaló que fue después de por 24 horas  que les avisaron, familiares que tienen en la capital del paradero de sus familiares y no les permiten verlos,  por lo que temen  fueran torturados y por quienes el ministerio público les fijó una multa de 50 mil pesos, por cada uno.

 

“Fue un secuestro, a mi esposa se la llevaron y ella está enferma, necesita sus medicinas, y no se dónde está no me han dicho nada, tengo que darle sus medicinas y me piden 50 mil pesos y de dónde nosotros somos campesinos”, aseveró, Eliseo Ruiz, esposo de la campesina detenida.

 

De igual forma acusaron que pese a que solicitaron el apoyo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, (CEDH)  no intervino y no los acompañaron a  buscar sus familiares, acusaron.