Atacantes los amenazaron con desaparecerlos, cómo a normalistas de Ayotzinapa

ANC/Puebla.,Pue.- Los  Estudiantes de la Buap agredidos por un grupo de encapuchados que los desalojaron de manera violenta  de un plantón que mantenían en la plancha del zócalo capitalino denunciaron que los policías estatales y municipales, presenciaron los hechos y no intervinieron,

A los jóvenes los torturaron y los amenazaron de que correrían la misma suerte que los estudiantes normalistas de Ayotzinapa a continuación el comunicado de los Universitarios en donde narran los hechos:                                                               foto: Prensa Buap

Estudiantes de la BUAP e integrantes del Colectivo Universitario para la Educación Popular (CUEP) denunciaron la represión  de  la que fueron víctimas la madrugada de este domingo al ser desalojados del zócalo de Puebla, donde más de veinte estudiantes fueron golpeados y ocho más fueron privados de su libertad un par de horas, siendo estos últimos los más violentados física y psicológicamente.

El saldo del siniestro dejó a una joven de 17 años de edad con graves lesiones en la cabeza, a la que tuvieron que coserle con 8 puntos las heridas, dos jovencitas de 18 Años de edad que no pueden movilizarse por sí mismas debido a los fuertes golpes propinados, una más con lesiones en el abdomen y cuatro jóvenes hombres con diversos moretones en todo el cuerpo, además de varios más con lesiones menores.

Alrededor de las 3 de la mañana un grupo de individuos llegó con palos, varillas, macanas e incluso bombas de humo para desalojar a los jóvenes de la BUAP que desde el pasado lunes mantenían un plantón en el zócalo de la capital con el fin de que se les brindaran espacios para poder impartir cursos gratuitos para el examen de la BUAP.

Los jóvenes declararon que fueron golpeados por aproximadamente 40 personas, la mayoría de ellos encapuchados, quienes en todo momento estuvieron escoltados por elementos de la policía municipal y estatal, pues, según los estudiantes, se encontraban confabulados con los agresores, puesto que los representantes de la autoridad nunca hicieron nada para defenderlos pese a que en numerosas ocasiones pidieron auxilio.

Tras violentar a los 23 jóvenes que se encontraban en las casas de campaña, los agresores se llevaron a punto de golpes a ocho de ellos, cuatro hombres y cuatro mujeres, a los que subieron a una camioneta negra polarizada, los acostaron en ella y  los agredieron durante todo el camino física y verbalmente.

Durante un largo camino condujeron a los ocho detenidos rumbo a la salida a Tehuacán, donde fueron amenazados de muerte en numerosas ocasiones, una de ellas en la que dijeron “correrían con la misma suerte que los de Ayotzinapa”, los jóvenes refirieron que ante tales agresiones pensaron que los ejecutarían ahí mismo.

En ese punto los bajaron de la camioneta, dejando a los hombres semidesnudos y fue ahí que los ocho jóvenes caminaron en busca de ayuda, encontrando a una familia que les brindó comida, ropa, medicinas y teléfonos celulares para poder comunicarse;  fue en este domicilio donde se refugiaron por varias horas hasta decidir salir a denunciar lo ocurrido.

Ante este hecho la comunidad estudiantil ya prepara una marcha para el próximo miércoles en donde que exigirán justicia ante la represión que sufrieron por parte de los autores intelectuales del atentado,

Asimismo, los jóvenes presentaron la denuncia por secuestro ante el ministerio público y el caso se llevará hasta el organismo de Derechos Humanos tanto estatal como nacional, respaldada por siete de los que fueron privados de su libertad, e hicieron énfasis en que este hecho no los detendrá y seguirán luchando para que su voz sea escuchada.

Aquí algunos testimonios de los afectados.

Diego, facultad de contaduría: “Se acercaron directamente, uno de ellos sacó su parte, nos  la enseñó y nos dijo que se nos iba a cargar la chingada, después los demás nos empezaron a los atacaron con palos, con varillas, con macanas, cuando llegaron arribaron 6 patrullas que los venían escoltando”

“Nosotros hacemos valer nuestros derechos delibre  manifestación, estamos en contra de la violencia, queríamos entablar diálogo con rectoría y lo único que ganamos fue que nos mandaran gente a golpearnos”

Fidel  Sánchez, facultad de economía: “Nos despiertan entre 3:00, 3:15 cuarto de la mañana,  gente encapuchada con bats y palos, empiezan a romper las casas de campaña…nosotros tenemos acciones pacíficas, entonces entendimos que no nos íbamos a enfrentar, levantamos las manos pero aún así nos sacaron con golpes y groserías del zócalo”

“Se pararon sobre mi cuello, me pegaban con bats y nunca dejaron de golpearnos”

“Nos dijeron que nos iban a hacer lo mismo que a los normalistas, y a ver quién nos iba a encontrar “

“Nosotros entendemos que este es el dialogo de la rectoría

Magali, estudiante de prepa (actualmente con incapacidad para movilizarse): “Me dieron un golpe muy fuerte, me noquearon, me jalaron de los cabellos y me subieron a la camioneta, los policías no hicieron nada”

“Nos acostaron, a las mujeres nos pusieron abajo, a los hombres arriba y nos iban aplastando, nos íbamos asfixiando,  ellos caminaban encima de nosotros, nos golpearon con palos, nos torturaron con desarmadores”

“Amenazaron con violarnos” 

Esmeralda, estudiante de prepa (actualmente con 8 puntos en la cabeza tras agresiones):

“Estaba dormida y sentí un golpe muy fuerte en la cabeza, me maree y me quedé sentada-  empezaron a sacudir la casa de campaña, me  sacaron a la fuerza, me tiraron , yo ya estaba ensangrentada,  corrí hacia el pasto, vi a los policías y pensé que nos iban a ayudar, les empecé a gritar ayúdennos… vi que se llevaban a mis compañeros, grité que no se los llevaran, pero nadie me hizo caso… un compañero me cargó, buscamos un taxi para que me llevaran a un hospital pero ninguno nos quiso llevar, así que tuvimos que caminar hasta la cruz roja, pero ya había derramado mucha sangre”.