Pepe Mendoza.

El presidente del (COE)  Francisco Romero Serrano, en conferencia  de prensa expresó que el aumento del pasaje en la entidad tiene que ir de la mano con la eficiencia, el buen servicio y las unidades en buen estado, puesto que los poblanos merecen un buen sistema de transporte, puesto que es de los más caros del país.

César Bonilla Yunes Vicepresidente del COE, indicó que el incremento a las tarifas del transporte público que solicitaron los concesionarios del estado de Puebla no tiene por qué incluir un aumento en el sistema de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), puesto que el precio para los usuarios resulta oneroso.

Y es que de acuerdo con información publicada este lunes por un portal de noticias el sistema RUTA es uno de los más caros del país, y a decir de los usuarios no es tan eficiente como se había planteado cuando se implementó en la capital del estado.

En el caso de RUTA para algunos resulta costoso pagar 7.50 pesos por el traslado, sobre todo porque hay quienes expresan que además tienen que gastar 6 pesos en la unidad llamada alimentadora, esto hace que un traslado sencillo tenga un costo de 13 pesos con 50 centavos, y uno redondo 27 pesos; es necesario comentar que para hacer uso de las diferentes líneas de la RUTA es preciso contar con una tarjeta para cada una de ellas.

Cabe mencionar que en el caso de la ciudad de Monterrey el sistema de transporte llamado Ecovía, es de 8.60 pesos, tarifa que cada inicio de mes tiene un incremento de 5 centavos; en el caso del estado de Chihuahua el Vivebús tiene un costo por debajo de los 8 pesos; mientras que el Tuzobús de Hidalgo cuenta con una tarifa por debajo de los 8 pesos, los servicios de transporte articulado más económicos del país son el Metrobús de la Ciudad de México y el Macrobús de Guadalajara con un precio de 6 pesos por pasaje.

El COE enfatiza  que cuando se discuta el incremento del pasaje en Puebla se tome en cuenta la voz de los ciudadanos, quienes tienen un bolsillo muy dañado debido a los incrementos de los productos de la canasta básica, y que se atiendan las necesidades reales de quienes hacen uso de este esquema de traslado para evitar una carga más a la economía de las familias.