Redacción.
Marco Antonio Mazatle Rojas, líder del Movimiento por la Alternativa Social (MAS), señala que  una de las instituciones más emblemáticas de las conquistas sociales después de la Revolución Mexicana es sin duda el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
 
Sin embargo, el deterioro de las instalaciones, la falta de equipo tecnológico y técnico contrasta con el incremento de la población derechohabiente y el adelgazamiento del personal administrativo, enfermeras, médicos y especialistas. Si a esto le sumamos la subrogación de servicios médicos, concluimos que quienes han ocupado la titularidad de la Delegación del IMSS en Puebla, obtienen el cargo como premio de consolación y lo utilizan como botín político.
 
Esta situación se ha agudizado desde la llegada de Enrique Doger Guerrero al Seguro Social, quien anteriormente fungió como rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), y alcalde capitalino. 
 
 Con Doger se incrementó el desabasto de fármacos, así como el déficit de trabajadores, quienes hoy reciben un trato inhumano con pésimas condiciones laborales.
 
Esta situación ya tuvo sus primeras consecuencias, el deceso de algunos derechohabientes por negligencia médica, medicamentos de mala calidad y equipo de aplicación inadecuada.
 
Derivado de esta omisión, corrupción y falta de supervisión, el Movimiento por la Alternativa Social (MAS) denuncia el deceso de Alejandro Afif de la Torre, en el Hospital del IMSS de la Margarita.
 
Este joven de apenas 18 años de edad, estudiante de preparatoria, estuvo 10 meses dializado hasta que falleció el pasado 20 agosto.
 
Sus padres Clara de la Torre y Miguel Afif Enríquez, aquí presentes, nos confió que esto se debió a que le cambiaron la marca de laboratorio que fabrica la máquina de hemodiálisis, la cual anteriormente era de la firma Baxter por Pisa.
 
Por lo que hacemos responsable al delegado Enrique Doger por la muerte de Alejandro, así como de quienes resulten por este cambio abrupto en equipo, por ahorrarse unos pesos.
 
Actualmente, la delegación poblana del IMSS tiene registrados más de 2 mil pacientes con insuficiencia renal, de los cuales el 40 se anotaron en la lista de inconformes con el cambio de laboratorio.
 
Además hacemos público que está en riesgo la vida de los pacientes en el Hospital San Alejandro, quienes de manera inhumana podrían ser atendidos en el sótano del nosocomio a falta de espacio y camas.
 
Ante lo expuesto, anunciamos que presentaremos un escrito para solicitar una audiencia con la Dirección General del IMSS, a cargo de Mikel Arreola, para plantear los siguientes puntos:
 
1.- Se investigue la razón del despido de 50 trabajadores de confianza del Seguro Social, plazas que fueron ocupadas por operadores políticos que viene arrastrando Enrique Doger desde la BUAP y el Ayuntamiento de Puebla.
 
2.- Se indague a la  clínica hemodiálisis HD, a quien Enrique Doger le otorgó la subrogación del servicio de hemodiálisis, la cual se encuentra en la colonia Volcanes y al parecer es propiedad de un político.
 
3.- Además se transparente el servicio que otorga dicha clínica privada, pues a los derechohabientes que reciben la atención no se les otorga ningún documento de por medio para que sean atendidos en el lugar.
 
4.- Se realice una urgente inspección para diagnosticar la situación actual del servicio de guarderías del IMSS para evitar otro caso como el de ABC o “Pequeños Triunfadores”, donde recientemente por negligencia fue desnucada una bebe.
 
5.- Se documentará con pruebas las irregularidades causada por Laboratorio Pisa, para demandar la revocación de la licitación en el IMSS.