Pepe Mendoza.

Integrantes del Consejo de Pueblos Indígenas Xangu Yamui defensores de la Sierra de Hidalgo y Puebla en conferencia de medios indicaron que la destrucción de cientos de hectáreas del Bosque Mesófilo de Montaña ubicado en las comunidades indígenas de los municipios de Pahuatlan, Honey y Tlacuilotepec en Puebla, y en Tenango de Doria y Acaxochitlan en Hidalgo, es uno de los argumentos suficientes para cancelar la construcción del Gasoducto Tuxpan-Tula, ya que se trata de un tipo de reserva ecológica de la que sólo queda menos del 1% en México.

Indicaron que el Gasoducto Tuxpan-Tula se convierte en el más grande atentado ecológico y acabaría con una reserva ambiental única y forma parte de un vestigio natural con flora y fauna endémica cuyas variedades de vegetación datan de millones de años en el planeta. De concretar sus planes TransCanada y su filial en México llamado Transportadora de Gas Natural de la Huasteca, generaría consecuencias en cadena que van desde la alteración del clima y la vida de las comunidades, la contaminación y el agotamiento de mantos acuíferos que proporcionan agua a diversas comunidades que viven a pie de las montañas y cometerian un atentado cultural contra las comunidades indígenas .

Acusaron a los Presidentes Municipales de Pahuatlan Arturo Hernández Santos, Tlacuilotepec Alejandro Josué Guzmán García y al de Honey Cirilo López Santos de actuar y comportarse como empleados de la empresa, en lugar de ser los defensores y representantes de las comunidades que los eligió para velar por sus intereses. Solicitaron al Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle Rosas para que sea el garante de sus derechos y sea respetada su decisión de las comunidades de no permitir el paso de Gasoducto Tuxpan-Tula. Cabe señalar que por seguridad y por temor a represalias omitieron dar algún nombre de las personas que participaron en esta conferencia de medios.