Redacción @Antena21noticias.

A la par del endurecimiento de las protestas y movilizaciones, en defensa de pacientes dializados del IMSS que incluso han muerto por el mal servicio que reciben de la farmacéutica Pisa, se inició una “campaña negra” en contra de mi persona, Marco Antonio Mazatle Rojas.

Sabemos que detrás de estos señalamientos infundados está el priísta Enrique Doger Guerrero, quien desde su cargo como delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, se niega a reconocer que ha cometido irregularidades en su administración.

Las anomalías van desde el maltrato a los derechohabientes, a quienes ignora por denunciar el aumento de decesos en dializados, por los malos productos de la marca Pisa, así como negligencia médica, abuso de poder, despido injustificado y utilizar como “trampolín político” a una institución noble como es el IMSS.

Exigimos que funcionarios federales dejen de utilizar sus cargos públicos, para buscar la candidatura a la gubernatura por Puebla, como son Juan Carlos Lastiri y Enrique Doger. Si de verdad quieren trabajar por el estado, que renuncien y busquen la postulación por su partido, pero que dejen de lucrar con la necesidad de la gente. La falta de argumento para debatir del ex rector de la BUAP, Enrique Doger, lo obliga a pagar a “mercenarios de la pluma” para acusarnos sin evidencia.

La postura de Doger sólo nos dejan dos lecturas: la primera que intenta acallar toda voz en su contra de su gestión al frente del Seguro Social, comparándose en la manera represiva al gobernador saliente Rafael Moreno Valle. En segundo término consideramos que esta campaña mediática es una estrategia turbia, oscura como el mismo Doger, para tratar de desviar la atención de la situación que priva al interior del IMSS.

Señalamos que el caso de los dializados y Pisa sólo es la punta del Iceberg de la mala gestión del delegado priista, hambriento de poder y protagonismo. Es del dominio público, cómo Enrique Doger escaló en la política local, a base de escándalos, de reflectores y titulares de prensa, comprados por él mismo, que evidencian su ambición desmedida.

De 2009 a la fecha, el también ex alcalde de Puebla ha efectuado por lo menos cinco públicas por supuestas acciones y amenazas en su contra, estrategia que le ha servido para aliarse a sus supuestos enemigos, como sucedió con el caso ex candidato a la gubernatura Javier López Zavala.

También todo Puebla conoce de sus chantajes de abandonar las filas del PRI para irse a un partido de izquierda y luego obtener prebendas. Fue así como llegó a la delegación del IMSS en el estado. En 2010, en plena guerra por la gubernatura, Enrique Doger denunció al entonces candidato a gobernador Rafael Moreno Valle por “corrupción”, “desvío de recursos” y “opacidad” durante su periodo al frente de la Secretaría de Finanzas, en tiempos de Melquiades Morales.

Tras el triunfo del neo panista, Doger no sólo se disculpó personalmente con el que para entonces ya era su gran amigo “Rafa”, asegurando que lo habían utilizado para golpearlo mediáticamente, pactando en lo oscurito con él -en 2013- para contribuir a la derrota del PRI. Doger primero “pega”, luego esconde la mano, después pacta y luego consigue ascender de rector a alcalde, de alcalde a diputado local, de diputado local a diputado federal, de federal a delegado del IMSS, en una espiral de doble moral y doble discurso. Hoy con qué calidad moral nos señala, cuando a base de amenazas y mentiras ha escalado en la política poblana.

A estas alturas ¿Quién le cree a Enrique Doger? Exigimos : 1.- Que se realice una auditoría al interior del IMSS (Personal , Equipos , materiales; etc.) 2.- Además que Protección Civil verifique que las instalaciones de San Alejandro no presentan daños en su infraestructura. 3.- La renuncia del delegado Enrique Doger Guerrero ante las anomalías. Finalmente lo responsabilizamos de cualquier agresión física o psicológica en nuestra, así como de dializados y familiares que han evidenciado los yerros de su administración.