Jorge Barrientos.

El diputado local y presidente de la comisión de Seguridad Pública en el Congreso del Estado, Francisco Rodríguez Álvarez, aseguró que la recuperación de la figura de “policía de barrio” sería una opción viable para atender el déficit de uniformados que tiene la capital y atender de manera directa la creciente incidencia de robos en unidades del transporte público.

El congresista, aseguró que la rigidez y exigencia de las pruebas de control y confianza se ha convertido en un factor que ha impedido que aspirantes a ser policías puedan iniciar su formación en la academia de policía. Indicó que la puesta en marcha de una figura alterna a la policía oficial vigilada por las autoridades permitiría que los interesados se vayan formando con el paso de los años y posteriormente ingresen a las corporaciones policíacas.

“Hay algunos casos de éxito que en algunos lugares los conocen como policías de barrio, de proximidad o policía ciudadana donde no requieren las pruebas de control de confianza y pasan algunos años sin estar armados sino con otros tipos de alcance pero que pueden coadyuvar a la seguridad. Para eso se requiere de mayor recursos e insisto hacer un esfuerzo”.

Rodríguez Álvarez enfatizó que esta figura de policía de barrio generaría confianza en los ciudadanos por la cercanía que mantendría con ellos y la facilidad con la que podrían atender los llamados de auxilio de los habitantes.