@Antena21noticia.

 

 

Desde que el priista Enrique Doger Guerrero asumió la Delegación en Puebla del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), desde el Observatorio Ciudadano Laboral Poblano hemos visto que se ha dedicado a realizar campaña, a base del dolor y la necesidad de los poblanos.
El ex rector de la BUAP, ex alcalde y ex diputado federal, puestos que ha logrado a través de chantaje político, ha encabezado eventos públicos y ruedas de prensa semana tras semana para aprovechar la oportunidad  de publicitar su imagen.
Peor aún utiliza eventos del Seguro Social para responder a sus adversarios políticos dentro del mismo PRI, donde asegura han emprendido una campaña en su contra a fin de frenar su carrera política.
La semana pasada, se reunió con mujeres periodistas y escritoras a quienes confirmó que va a buscar la candidatura para el gobierno del estado en 2018, porque sostuvo que en Puebla hace falta un cambio de rumbo contra la corrupción.
Sin embargo, nos llama la atención cómo es que Enrique Doger habla de corrupción si desde la última década, que vive del erario, se ha enriquecido sin explicación.
Diversos diarios estatales señalan que el priista es dueño de propiedades en el Country Club La Vista, Avenida Juárez y el Centro Histórico de la ciudad, que adquirió a través de prestanombres, luego de dilapidar los recursos de la Universidad y el municipio.
En 2007, la revista Proceso –uno de los medios con mayor credibilidad en el país- publico que el ex secretario de Gobernación de Puebla capital, Omar Álvarez Arronte, acusó a Doger cuando fungió como alcalde de encabezar la administración “más corrupta de los últimos años”.
Señaló que el priísta se enriqueció de manera inexplicable, mediante el desvío de recursos en permisos para la apertura y funcionamiento de giros negros, y para vendedores ambulantes.
Además en las áreas de Fiscalización y Normatividad, y en la Dirección de Usos de Suelo.
Desde el Observatorio Laboral advertimos no sólo a los miles de derechohabientes del IMSS en Puebla, sino a la ciudadanía del resto de la entidad que ya pasó el “tiempo político” de Doger Guerrero, y que hoy no representa a nadie.
No lo quieren en Morena, mucho menos en el PRI, donde ha defraudado y traicionado a sus propios compañeros para obtener dádivas.
Doger representa un peligro para quienes busca gobernar y para el sector salud, pues hasta la fecha ha mantenido un discurso a favor de la universalidad del servicio médico, cuando sabe que es en perjuicio de los derechohabientes.
Además desde que llegó a la Delegación del Seguro Social emprendió una cacería contra todo opositor, despidiendo de manera arbitraria e injustificada a decenas de empleados.
Maestro del arte de la simulación y la mentira, hoy como sucedió desde 2006 y cada proceso electoral en puerta, Doger Guerrero echa mano de su desgastada estrategia: denunciar que recibe amenazas de grupos del PRI y que bien le vendría sumarse a un partido de izquierda.
Por esta razón exigimos:
1.- La renuncia irrevocable de Doger Guerrero de la Delegación del IMSS en Puebla.
2.-Auditoría urgente a las finanzas del Seguro Social, una de las delegaciones federales con mayor recurso en el estado.
3.- Que presente Enrique Doger su Ley 3 de 3, para que dé una explicación a los poblanos de su enriquecimiento.
4.- Que deje de utilizar al IMSS como trampolín político de sus más bajas ambiciones
Finalmente, como Observatorio laboral nos solidarizamos y nos sumamos a la demanda del sector salud contra la privatización del servicio médico, a través de su universalización.
Respaldamos la marcha que hoy fue convocada por médicos, enfermeras y personal administrativo de las diferentes instituciones de salud, como en su momento lo hizo el magisterio, para frenar la reforma en la materia que atenta incluso contra la vida.