@Antena21noticia.

Para frenar el paso de migrantes centroamericanos a Puebla agentes del Instituto Nacional de Migración, en coordinación con la Policía privada que custodia el tren de Ferrosur, mejor conocido como “La Bestia”, detienen con violencia a centroamericanos en la comunidad de Jesús Nazareno, en el municipio de Chalchicomula de Sesma, y los regresan a Orizaba, en Veracruz.

En el poblano de Nazareno, o Rancho Nuevo, los policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Estado de México (SSC), que custodian a la bestia, tienen una base debajo de un puente y es ahí en donde en coordinación con los agentes de migración sorprenden a los centroamericanos.

La noche del pasado viernes un grupo de 75 migrantes salió de Orizaba y llegó a la estación de Nazareno en Ciudad Serdán, cerca de las 11 de la noche fueron sorprendidos por una treintena de uniformados que los persiguió entre las vías, los matorrales, los campos de cosecha y sobre la vialidad.

Al grito de “¡párense ahí, somos Migración!” y luego “¡lárguense perros!”, los agentes perseguían en camionetas tipo van a los migrantes, según narraron los propios protagonistas de la persecución.

Solo nueve del grupo que partió de Veracruz pudieron escapar y uno más fue llevado golpeado a la delegación de la Cruz Roja en Ciudad Serdán.

Los centroamericanos pasaron la noche entre el municipio de Chalchicomula de Sesma o Ciudad Serdán y San Juan Atenco. Durante la mañana del sábado pobladores de las comunidades dieron de desayunar a los migrantes que aprovecharon que se desarrollaba una festividad religiosa en San Juan Atenco.

“Ayer andábamos un grupo de 75 personas y ya nada más quedamos los que estamos aquí ahorita. Uno quedó en la Cruz Roja. Sabemos que así es esto, pero no lo esperábamos tan pronto”, dijo uno de ellos mientras comía.

Como parte de su narración de los hechos, los hombres explicaron que los policías de Ferrosur no les habían dicho nada en Veracruz, pero al llegar a Puebla fue cuando los empezaron a perseguir junto con los uniformados de migración, que iban vestidos de verde.

“Ya en la noche, migración y los federales se juntan y a perseguir. Ya no supimos más porque salimos corriendo”, contó otro que no se mostró sorprendido por la persecución, pues informó que era su tercer intentó por llegar a la frontera con Estados Unidos.

“Unos venían dormidos, incluso él perdió su mochila con las cosas. ¡Párense ahí, párense ahí!, somos migración, nos dijeron. Pero nadie se para”, contó otro más, con un poco de temor.

Los ocho hondureños y uno de El Salvador pasaron la noche del sábado en una bodega para guardar granos en donde los ejidatarios de la región les permitieron dormir para continuar su camino este domingo hacia la ciudad ferroviaria de Apizaco, en Tlaxcala, a donde llegan al albergue católico de la “La Sagrada Familia”, en donde les permiten descansar hasta tres días y reportarse con sus familias.

Luego siguen su camino hacía la estación de Lechería, en la Ciudad de México, y de ahí hacia el norte del país por Querétaro y San Luis Potosí.

Personal de la delegación de la Cruz Roja en Ciudad Serdán informó que los migrantes detenidos son regresados hacia Orizaba, según se los han expresado los mismos pacientes centroamericanos que atienden.

Los socorristas que solicitaron el anonimato plantearon la hipótesis de que los policías de Ferrosur les informan a los de migración cuando viene el tren cargado de centroamericanos, pues los operativos de contención de migrantes se dan solo cuando la bestia transporta a un buen número de personas en su lomo y todos los operativos son de noche, casi en la madrugada.

La Cruz Roja de Serdán calcula que durante 2015 atendieron a casi 4 mil migrantes con diferentes tratamientos, si bien algunos fueron por enfermedades respiratorias y estomacales, la gran mayoría ha sido por lesiones y amputaciones.

Activistas de la red de albergues en poblanos aseguran que la estación del instituto se encuentra saturada y por ello los detienen en el primer punto de territorio poblano. Con esto coincide la declaración reciente del sacerdote Gustavo Rodríguez, encargado de movilidad humana de la arquidiócesis de Puebla, quien reveló que tiene cercanía con la delegación del Instituto de Migración, pues le han pedido que resguarde en los albergues a mujeres y niños pues ya no caben en la estación migratoria poblana.

Entre 2013 y 2014 los aseguramientos de personas extranjeras en Puebla se incrementaron hasta en 130 por ciento, siendo la entidad con el mayor número de detenidos, según estadísticas difundidas por el Colectivo de Defensores de Migrantes y Refugiados (Codemire).

El año pasado la titular en Puebla del Instituto Nacional de Migración (INM), Karla Morales Aguilar, afirmó que en durante el 2014 fueron detenidos 2 mil 200 migrantes en territorio poblano, es decir, más de seis migrantes durante cada día del año.

Datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación reportan que enero a junio de 2016 fueron presentados ante el Instituto Nacional de Migración mil 012 extranjeros en Puebla. De ese total, 901 migrantes fueron regresados a sus países de origen.

Con información de la Jornada de Oriente.