El homicidio de Celeste Márquez Cano, de 26 años de edad, ocurrió cerca de las dos de la tarde, en presencia de su madre Luz y de su hijo de ocho años, en la calle Aldama, casi a la altura de la casa marcada con el número 141, detrás de la escuela primaria Venustiano Carranza.

La mujer se disponía a bajar de su automóvil, un Clio de color rojo, modelo atrasado, con placas de circulación MEN-7722 del estado de México, cuando dos sujetos –de los que se desconocen sus características- , se acercaron caminando y dispararon contra la joven abogada, luego balearon su vivienda.

Trascendió que al escuchar los disparos, Roberto de 66 años, el padre de la víctima, abrió la puerta de su casa y una bala “pasó rozándole la cabeza”.

En tanto, transeúntes y vecinos entraron en pánico y se escucharon gritos recomendando: “agáchense, porque les vaya a tocar una bala”, mientras los agresores abandonaban el lugar.

El cadáver de la profesionista fue reconocido por su padre en momentos en que se iniciaron las diligencias de levantamiento del mismo, y luego fue conducido al anfiteatro municipal.

Con información de Radio Expresión.