Pepe Mendoza @pepemendozapue

Francisco Romero Serrano, Presidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE)  indicó que es necesario que se ponga un alto a los abusos que se cometen actualmente en la administración des concentrada de Auditoria Fiscal de Puebla 1, oficina encabezada por Javier González Pioquinto, quien lleva a cabo actos de fiscalización en exceso uso de sus facultades como autoridad, solicita a Contadores Públicos grandes cantidades de documentación que de antemano sabe no obran en su poder como por ejemplo la totalidad de comprobantes originales de ingresos, compras y gastos que por disposición legal deben permanecer en el domicilio fiscal de la empresa, razón por la cual a sabiendas que se incumplirá con el requerimiento, alevosamente solicita documentación en exceso, lo cual implica el inicio de auditorias directas a empresas que regularmente se encuentran al corriente en sus obligaciones fiscales ya que fueron auditadas por un externo.

Dijo que en lo que va del año 18 empresas se han visto perjudicadas por las acciones sin conciencia y que llevan como único propósito que el funcionario cumpla con las metas impuestas por el sector central del SAT, pero ante la ineficiencia se ve obligado a echar el guante a cualquier contribuyente o contador público.

Y es que utiliza la ley para realizar componendas a los actos que estuvieron equivocados por parte del anterior administrador de nombre Marcelino Romero Hernández, de quien se sabe se dio grandes gustos cuando encabezó esta dependencia en Puebla, tales como amasiatos, arreglos, persecuciones, tráfico de influencias, negociaciones y un ambiente relajado al interior de la propia dependencia con preferencias para sus protegidas y para unos cuantos auditores, y se dice que auditora que no accediera a sus bajos instintos era cesada del SAT con la amenaza de ser sujeta a investigación por el órgano de control interno. Por ello es que el administrador actual, González Pioquinto, en el ánimo de no revelar la cloaca que encontró a su llegada, se dedica a realizar actos de fiscalización innecesarios y excesivos en contra de contribuyentes cumplidos, entre ellos los empresarios poblanos.

En el Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE) hemos observado que hay diversas auditorias que se le fueron de las manos por el término del plazo legal para conclusión, por ello emitió resoluciones de cancelación en el ánimo de reabrir casos de los cuales resulta inconstitucional el hecho de que se revise por segunda vez el mismo caso de diversos contribuyentes, pues nadie en este país puede ser procesado dos veces por el mismo motivo.

Esto pone en entredicho la honorabilidad de la dependencia, que ya ha sido golpeada derivado de la salida de Luis Videgaray Caso (quien fuera titular de la Secretaría de Hacienda Federal) y de Aristóteles Núñez (quien fuera jefe del SAT federal), quienes se dedicaron a solicitar grandes sanciones por incumplimiento de metas relacionadas con las suspensiones o cancelaciones de registro a contadores públicos así como también el cobro de multas y créditos fiscales a los contribuyentes.