img-20161110-wa0003Pepe Mendoza @Pepemendozapue

Francisco Romero Serrano Presidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales indicó que la victoria del partido republicano en los Estados Unidos de América, representada por Donald Trump, debe ser analizada en diferentes sentidos.

En torno al tema económico político y su repercusión en México el Banco de México deberá echar mano de una estrategia monetaria adecuada y moderada, con un cuidado de finanzas publicas especial a los nuevos tiempos que no solo viven los Estados Unidos, sino el resto del mundo, enfocando sus acciones en establecer las condiciones adecuadas para que nuestras empresas exportadoras puedan continuar vendiendo al exterior y logren permanecer competentes en el mercado internacional.

Para los empresarios será  la mesura y pausa ko adecuado para tomar las mejores decisiones respecto a los proyectos de inversión que requieran capital en moneda estadounidense, esperando que la diplomacia bilateral sea la adecuada, sobre todo después del mensaje conciliador de Donald Trump, de antemano tener la confianza en que los mercados se estabilicen y no caer en pánico anticipado.

Hoy no debemos especular, ni cometer abusos comerciales, es necesario mantener un equilibrio respecto a las políticas en inventarios valuados en moneda extranjera, pues todavía no inicia el gobierno del republicano.

Como ciudadanos la responsabilidad de moderar los gastos, persiguiendo ser fiel a la compra de productos mexicanos para poder mantener un mercado interno que fortalezca a las empresas de producción nacional.

En el plano social, no cabe duda que el hartazgo por la clase política en los Estados Unidos significó la victoria de un empresario no político, esto significa un reto para los políticos mexicanos que deben pensar mejor sus decisiones, pues deben ser apegadas al clamor del pueblo y no a intereses personales o partidistas pues la política también se encuentra hoy en el mundo global.