Pepe Mendoza @Pepemendozapue

La toma del inmueble inaugurado el 1 de abril de 2003, por el Nobel, Wole Soyinka, tendrá un propósito: el protestar por el cierre de este edificio cultural ubicado en la calle 5 Oriente número 201 –programado para diciembre próximo-, luego de que sea subastado a un particular, como parte de la lista de edificios que serán vendidos por el gobierno encabezado por el panista Rafael Moreno Valle Rosas.

La Red Ciudadana Pro Defensa de la Cultura emitió esta convocatoria. Lo hizo, porque sus integrantes consideran que es imperante defender la cultura, sobre todo aquella generada en un espacio en el que durante más de 13 años se han iniciado y formado escritores.

Durante una rueda de prensa, los miembros de esta red ciudadana, entre ellos profesores, escritores y activistas, presentaron una misiva que ha sido firmada por casi 600 personas y que será entregada lo mismo al gobernador Rafael Moreno Valle que al gobernador electo Antonio Gali Fayad, al presidente municipal Luis Banck Serrato y al Congreso estatal.

En ella, exigen que la Casa del Escritor sea devuelta a la ciudadanía como un bien público y patrimonial, de libre acceso y en el que se ejecuten acciones culturales y de formación artística “Que no se despoje a esta ciudad de la Casa del Escritor”

“Sepan que hay enojo y vergüenza porque a la ciudadanía se le empobrece culturalmente, pese a que poetas como Gabriela Mistral dijeron que Puebla era una ciudad de poesía y de arte”,  dice en la carta.

A la Casa del Escritor se le debe de defender, prosiguieron, porque se debe de proteger lo que ennoblece y educa, y no lo que causa violencia. También, mencionaron que su defensa se hace por los otros espacios –galerías como la Galería de Arte Moderno y Contemporáneo, recintos como el Instituto Cultural Poblano, y bibliotecas públicas- que han sido cerrados y/o destruidos durante el actual sexenio como reflejo de la nula política cultural que ha privado.

Asimismo, dijeron que el alzar la voz por la Casa del Escritor es denunciar la actitud opaca y privatizadora sobre el manejo patrimonialista que el gobierno morenovallista le ha dado a los bienes del Estado. Sobre todo, coincidieron los miembros de la Red ciudadana pro defensa de la cultura, porque existe el temor de que los jugosos montos que se obtengan por la venta de inmuebles como la Casa del Escritor, representen fondos para impulsar las aspiraciones presidenciales de Moreno Valle.