Columna Pluma Azul 111/2016

Rafael Micalco Méndez
No estamos en Acción Nacional para cercar y defender nuestro huertito. Estamos para extender a todos la invitación cordial y exigente… Manuel Gómez Morin.

¿DE VERDAD PISO PAREJO?
Rafael Alejandro Micalco Méndez

Los spots no generan equidad.

Porque no hay proceso interno aún.

Porque no son todos los aspirantes.

Porque los contenidos de los spots serán diferentes.

Porque falta la elección de 2017.

Porque las prerrogativas no se pueden distribuir por queja personal.

Desde la modificación de la ley en materia electoral en el año de 2007, los partidos políticos fueron acotados en el derecho de comprar espacios publicitarios en medios de comunicación electrónicos, tales como son la radio abierta y la televisión, en su lugar, el ahora, Instituto Nacional Electoral (INE) ministra los espacios como parte de las prerrogativas a los partidos políticos bajo el principios de equidad.

Los partidos políticos tienen la responsabilidad de ocupar dichos espacios en tiempo no electoral para la difusión de postulados y logros como institutos políticos y todos los gobiernos que emanan de sus filas. Y en tiempo electoral, para promover a los candidatos o candidatas y promover el voto a su favor.

Recientemente el ejecutivo del Estado de Puebla ha hecho de manera insistente una solicitud de integrarse a estos espacios, acusando un tema de inequidad rumbo a la definición de la candidatura presidencial en el PAN.

A tal pretensión, el dirigente nacional, quien de acuerdo a la normatividad electoral y en su calidad de vocero del partido aparece en dichos espacios, ha extendido la invitación a Margarita Zavala y al gobernador poblano, y la ha ampliado “a cualquier otro aspirante que en su momento y una vez abierto el propio proceso interno tuviera interés”.

Como panista y ex dirigente no dejo de ver que dicha apertura corresponde al ánimo de la dirigencia nacional para encausar la unidad de partido, y de apertura para con todos los liderazgos aun cuando para ello ha mostrado cordura y prudencia, pero de igual forma veo que el ejecutivo estatal no tendría por qué gozar de una exposición mediática inmediata cuando tenemos otros 10 gobernadores panistas que también requieren de difundir los logros de sus buenos gobiernos.

Si como gobernador solicita espacio en ánimo de equidad se deberían sumar a todos los gobernadores para que a nivel nacional se conozca los atributos de los gobiernos panistas.

Equidad como aspirante a la candidatura presidencial como tal, queda totalmente fuera de lugar. Primero porque no hay proceso electoral alguno, por tanto estrictamente no hay aspirantes, ni obligación de la dirigencia de garantizar equidad. Segundo, como ya lo dijo Margarita Zavala que hay cosas más importantes, citó parte de su repuesta al ser cuestionada sobre el tema: “Nuestro equipo está poniéndose en contacto, aunque lo importante es que decidamos lo mejor a favor del Partido Acción Nacional, en las condiciones que se tienen que dar de equidad en general para salir fuertes, unidos y a tiempo”. Tercero, porque existe en puerta y más inmediato un proceso electoral para el próximo año el cual requiere que el PAN se apuntale a través de su dirigencia nacional la cual trabaja en todos los preparativos para la elección del 2018, como lo es la renovación de los órganos internos del Partido y en general lo necesario para llegar fuertes y unidos a la elección presidencial.

Así que no debemos hablar de equidad cuando no existe un proceso y en todo caso si se plantea; primero la debe generar el solicitante en otros rubros como la inversión en estrategias mediáticas, tales como la promoción a través de publicaciones, los viáticos y gastos en eventos en todo el país.

El gobernador que pide equidad debiera primero renunciar a la Coordinación de la Comisión Política Nacional, cargo que le sirve para placearse por los estados y que al ser claras sus aspiraciones contamina la equidad que el mismo invoca, además es necesario que aclare la utilización de una revista de carácter “nacional” y otros medios de comunicación dedicados a promoverlo en una coincidencia ocasional que nadie cree, gastos que se calculan en más de 100 millones de pesos en todo el país en este rubro.

Aún más, invocando el colmo de los extremos tendría que renunciar al cargo de gobernador porque resulta inequitativo que otros y otras panistas no puedan ostentar ese cargo ahora o después cuando lleguen los momentos estatutarios y legales para ello y voy más allá, si realmente se pide equidad (piso parejo en sus palabras) se tendrían que dejar de encarcelar y amenazar a panistas que en todo su derecho están en pensar diferente y de optar por proyectos diferentes como los lamentables casos de Pedro Barojas y Eliseo Sayas, ex alcaldes de Palmar de Bravo y Acatzingo respectivamente, de cuyos casos pereciera que la antes PGJ, hoy fiscalía, se ha convertido en la garante de esas presione; tendría que renunciar a la tentación de querer controlar todo y a todos los Comités Municipales en cada municipio del Estado no aceptando más inclusión que la que no sea para su proyecto personal; tendría que hacer el compromiso firme de dejar de hacer negociaciones con el PRI y el Ejecutivo Federal contrario al interés y estrategias del Partido, debilitando y mandando mensajes equivocados a la opinión pública nacional pretendiendo tomar un papel de negociador que no le corresponde.

Porque lo que no se puede justificar es cómo queremos mostrar algún tipo de equidad cuando ni siquiera sabemos que están todos los que son o son todos los que están. De dar por hecho esto fuera de un periodo formal seguramente daríamos pie a otros panistas que en su momento legítimamente deseen participar como aspirantes y acusen iniquidad porque no fueron tomados en cuenta para los tiempos publicitarios. Y abriríamos un abanico que ya no se podría cerrar por tratarse en su momento de hechos consumados con las prerrogativas del partido.

No por mucho madrugar amanece más temprano, reza el dicho popular. Dejar que los plazos lleguen y los tiempos sean en si los tiempos legales, hasta entonces respetemos las prerrogativas que son del partido y evitemos que sean utilizadas para proyectos personales o de grupo.

La verdad es que el que tiene derecho por ley para ser vocero del partido es el presidente del partido y nadie más, y de considerarse la estrategia de sumar a líderes nacionales la lista debe extenderse y si entran los gobernadores panistas también ahí debiera extenderse más. Por qué los tiempos en spots de radio y televisión no son para los PRE, PRE, aspirantes sino para que el partido pueda difundir su pensamiento y logros.

Ahí se encuentra la delgada línea entre lo institucional y los intereses particulares. Ahí también vemos quienes permiten que el partido pueda fortalecer de forma institucional su imagen pública o de manera mezquina, solo se piensa en promover su imagen y sus intereses estrictamente personales.

@rafamicalco

micalco.consultores@gmail.com