Pepe Mendoza @Pepemendozapue

La Red Mexicana de Franquicias se pronunció a favor del reordenamiento del comercio ambulante en el Centro Histórico de Puebla, sin embargo, dejó entrever que el Ayuntamiento concentró a la policía para vigilar que los vendedores no retornen a sus puestos de trabajo, dejando en riesgo de inseguridad a la ciudadanía.

El vicepresidente de Seguridad Pública de la Red Mexicana de Franquicias Roberto Esquivel Ruiseco, informó que en la capital existe un padrón de 550 policías municipales para proteger a más de 2 millones de habitantes, lo cual significa que la mayoría o todos participaron en el operativocontra los vendedores informales.

Esto luego que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, Alejandro Santizo, confirmó que los trabajos de resguardo del Centro Histórico participaron 800 uniformados, entre agentes locales, estatales y de la Gendarmería Nacional.

De los 550 agentes que vigilan el municipio, el integrante de la Red de Franquicias aseveró que por lo menos la mitad que está de guardia participó en la vigilancia, y el resto tal vez se encuentran patrullando la ciudad o de descanso.

Informó que la Organización de las Naciones Unidas recomienda a los gobiernos la contratación de 10 policías por cada mil habitantes, “pero en Puebla sucede a la inversa, con un déficit de un policía por cada mil personas”.

Por lo que sugirió a la Secretaría de Seguridad Pública el reclutamiento de un mayor número de efectivos policíacos, para hacer frente a la creciente inseguridad en Puebla.

En el tema del ambulantaje, Esquivel Ruiseco reconoció que afecta principalmente al comercio formal que paga impuestos, permisos, renta, primas, sueldos y otras cosas.

No obstante, reconoció que existe una línea delgada que el gobierno del alcalde capitalino Luis Banck Serrato debe cuidar, como es el caso de dejar sin trabajo a los ambulantes que podrían incurrir en la delincuencia.

“Se debe cuidar mucho esa línea delgada, si una persona no tiene la capacidad de encontrar un trabajo para pagar sus necesidades básicas, como el alimento y techo para vivir de manera digna, va a delinquir”, advirtió el experto en temas de seguridad.

Expuso que la forma que opera el comercio informal está a un paso de cometer robos o de vender productos de origen ilícito, como es el caso de teléfonos celulares.

Reconoció la labor de Luis Banck al señalar que estos operativos de reordenamiento comercial son necesarios, porque afectan el comercio desleal, pero consideró que también debe haber negociaciones para que no siga creciendo la inseguridad, si es que el Ayuntamiento en definitiva decide no reinstalar a los ambulantes en el centro de la ciudad.