Pepe Mendoza @ Pepemendozapue

 

Las autoridades del ayuntamiento de Puebla no resolvieron la  presencia de  los comerciantes informales en las calles del centro de la capital, simplemente trasladaron el problema a otra zona de la ciudad en la cual de por sí ya hay conflictos relacionados con la seguridad.

Así  lo consideró el  presidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales por sus siglas COE, Francisco Romero Serrano comentó que de nada sirvió que retiraran a los informales de calles como la 2, 4, 6 y 8 poniente-oriente, para enviarlos a la 14, 16, 18 y 20 poniente-oriente.

El vicepresidente del COE, César Bonilla Yunes, expresó la importancia de que los comerciantes ambulantes sean reubicados en los mercados como el de la Merced o el de Sabores.

De esta manera dijo que se resolverían dos problemas se sacarían a los informales de las calles y se ocuparían los espacios que se encuentran vacíos en estos mercados en los cuales se han hecho inversiones importantes del erario.

Ambos coincidieron en el hecho de que trasladar a los comerciantes informales a otras zonas de la ciudad no resuelve el problema de fondo, esto al referir que a los comerciantes establecidos que se encuentran en la zona a la que han llegado los ambulantes “reubicados” les causarán importantes afectaciones en sus ingresos.

Los representantes del COE expresaron la urgencia de trabajar definitivamente en un plan integral en el cual se reubique a los comerciantes ambulantes y que asuman los costos políticos que esto implica.

Indicaron que al cierre del tercer trimestre de 2016, la tasa de informalidad de Puebla se reportó en el 73.5 por ciento, cifra superior a la media nacional, que fue del 57.4 por ciento, con ello ocupa la cuarta mayor del país, sólo después de Oaxaca 82.4 por ciento, Chiapas 79.9 por ciento y Guerrero 78.9 por ciento, con base en cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).