Denuncian conducta sexual inapropiada del comediante Louis C. K.

Redacción @Antena21noticia

The New York Times

En el 2002, un dúo de comediantes de Chicago, Dana Min Goodman y Julia Wolov, tuvo una gran oportunidad: ser parte del festival de artes cómicas en Aspen, Colorado. Cuando el afamado comediante Louis C. K. las invitó después a pasar un rato en su habitación de hotel, no lo pensaron dos veces: los bares ya habían cerrado y querían celebrar. Él era un comediante al que admiraban, sus intenciones parecían ser amistosas, y las mujeres estaban juntas.

Pero, en cuanto se sentaron en la habitación, todavía con las capas de ropa invernal, ellas afirman que Louis C. K. les preguntó si podía sacar su pene.

Pensaron que era broma y se rieron. “Y luego en verdad lo hizo”, dijo Goodman en entrevista con The New York Times. “Se quitó toda la ropa, quedó completamente desnudo y empezó a masturbarse”.

En el 2003, Abby Schachner le llamó a Louis C. K. para invitarlo a una de sus presentaciones y recuerda que durante la conversación telefónica podía escucharlo masturbándose mientras hablaban. Otra comediante, Rebecca Corry, dijo que cuando estaba rodando un programa piloto para la televisión en el 2005, él le preguntó si podía masturbarse delante de ella. La mujer lo rechazó.

Ahora, después de varios años de rumores no confirmados sobre el comportamiento de Louis C. K., las mujeres han expresado públicamente lo que vivieron. Incluso con todas las denuncias de acoso y abuso sexual contra hombres poderosos, las historias de Louis C. K. son destacables porque hay pocas personas a su nivel en el ámbito de la comedia estadounidense. Desde que sucedieron los incidentes descritos por las mujeres, ha actuado en Madison Square Garden en ocho ocasiones en las que se agotaron por completo los boletos, creó una serie de televisión ganadora del Emmy y se ha convertido en una persona que marca tendencia con ayuda de su mánager, quien también representa a grandes figuras de la comedia.

Y Louis C. K. también ha hecho parte de su reputación a partir de fungir como conciencia de la comedia al hacer reír al público al recalcar la hipocresía, particularmente la de los hombres.

Tras ser contactado para solicitarle una entrevista esta semana sobre las acusaciones, el publicista del comediante, Lewis Kay, dijo que este no respondería. “No va a contestar ninguna pregunta”, escribió Kay en un correo electrónico. Ni Louis C. K. ni Kay respondieron a otros correos en los que se detallaban las denuncias ni a mensajes de voz ni de texto.

Los relatos de las mujeres también hacen cuestionarse las anécdotas que Louis C. K. cuenta durante sus actos. Se volvió famoso en parte por parecer ser completamente honesto sobre sus falencias y complejos sexuales, al discutir –y expresar con mímica– la masturbación. También parece haber abierto la puerta a comparaciones entre su vida privada con su trabajo: en su nueva película I Love You, Daddy, que será estrenada en Estados Unidos la siguiente semana, un personaje hace como que se masturba enfrente de otras personas y otros discuten rumores de depredación sexual.

A la vez, Louis C. K. ha apuntalado las carreras de varias mujeres y ha sido calificado de feminista por sus seguidores y por la crítica. Pero Goodman y Wolov dicen que, cuando le comentaron a otros lo sucedido en la habitación de Colorado, sus agentes les dijeron que el representante de Louis C. K. estaba enfurecido de que estuvieran hablando sobre ello. Las mujeres tenían miedo a represalias profesionales.

El agente de Louis C. K., Dave Becky, recalcó en un correo electrónico: “Nunca amenacé a nadie”.

Para los comediantes la indecencia y lo atrevido es relativamente común en el ambiente profesional y usualmente las manías y debilidades personales son utilizadas para generar material de comedia. Pero, para las mujeres, el comportamiento de Louis C. K. fue abusivo.

“Cruzas una línea cuando te quitas toda la ropa y empiezas a masturbarte”, dijo Wolov.

Otra mujer, que habló con la condición de mantener su anonimato para proteger la privacidad de su familia, dijo que a finales de los años noventa trabajaba en la producción de The Chris Rock Showcuando Louis C. K., que era escritor y productor de ese programa, le exigió varias veces que lo viera masturbarse. Ella tenía veintitantos años y aceptó, pero dijo que cuestionó después ese comportamiento.

“Era algo que sabía que estaba mal”, dijo la mujer, quien describió cómo estuvo sentada en la oficina del comediante mientras se masturbaba en la silla del escritorio a la mitad del día laboral mientras había otros colegas del otro lado de la puerta. “Creo que buena parte de la razón por la que dije que sí es por la cultura”, dijo. “Él abusó de su poder”.

Un compañero suyo en The Chris Rock Show, que también pidió el anonimato, confirmó que ella le contó lo sucedido poco después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s