/A cuatro años Paulina sigue desaparecida, y su presunto agresor a punto de ser liberado

A cuatro años Paulina sigue desaparecida, y su presunto agresor a punto de ser liberado

Los familiares de la joven embarazada demandan justicia al nuevo gobierno encabezado  por Luis Miguel Barbosa Huerta.
Gabriela Hernández
Al cumplirse cuatro años de la desaparición de Paulina Camargo Limón, joven de 19 años que estaba embarazada, sus familiares y amigos demandaron justicia.
Luego de participar en una misa en la Catedral, los parientes de la joven anunciaron que se entrevistarán con el gobernador Luis MIguel Barbosa Huerta para pedir que se avance en las investigaciones sobre la localización de la joven, pero también paraevitar la liberación de José María Sosa Álvarez, quien era novio de Paulina y sería responsable de su desaparición.
“Ni Rafael, ni Tony, ni Martha, lograron encontrarme. Gobernador BArbosa ¿tú si lo harás? ¡¡Lo prometiste!!”, decía una manta que desplegaron al interior del templo.
En la vía Atlixcáyotl, que conduce hacia Ciudad Judicial, los parientes colgaron mantas en las que piden a los magistrados rechazar la solicitud de amparo que ha presentado José María, quien era el padre del bebé que esperaba Paulina.
“Magistrados, no amparen a mi asesino. Mi familia lleva cuatro años buscándome. ¡Merecemos justicia!” “A los poderes del EStado, pedimos justicia. ¡Ni una más!”, dicen las mantas colocadas sobre una de las vías más transitadas de la ciudad.
El 25 de agosto de 2015, Camargo Limón desapareció justo después de reunirse con su ex novio José María, quien antes había terminado la relación pues se había molestado con la joven por su embarazo y su determinación de tener al bebé.
Luego de que los padres dejaron a Paulina en un centro comercial con su ex novio, no volvieron a saber de ella y hasta la fecha no se tiene la certeza de su asesinato pues su cuerpo no ha aparecido.
Sosa Álvarez se encuentra en prisión por falsedad de declaración, pues en un principio aseguró que había acompañado a la joven a tomar un taxi de regreso a su casa.
Sin embargo, en las cámaras de vigilancia se pudo constantar que ambos subieron a un taxi que los condujo al departamento del joven y que después de esto ya no se supo nada sobre el paradero de Paulina.
Aunque los familiares tienen la certeza que José María la asesinó, los cargos por feminicidio son endebles debido a que el cuerpo no ha sido localizado y se teme que pueda salir de prisión mediante un amparo.

Comentarios

Comentarios