/Opinión: El turismo internacional en crisis

Opinión: El turismo internacional en crisis

La bancarrota de un consorcio de un consorcio de la antigüedad y la dimensión del operador turístico Wagon Lits Cook, constituye un fenómeno digno de la más profunda de las reflexiones sociales, no resulta convincente atribuir el referido quebranto a la falta de actualización en la tecnología digital a cuenta de sus sistemas de operatividad, tal y como en la especie ha sido difundido por las cadenas noticiosas del planeta.
Un conglomerado de 600 mil turistas que habrían quedado varados el pasado fin de semana en diversas plazas del orbe ante el repentino colapso del gigante abrumado por el sobrendeudamiento, no compagina con la referida explicación.
El cambio tecnológico abanderado por las plataformas digitales ciertamente no facilita el empeño, sin embargo, es claro que 600 mil usuarios en un fin de semana no hablan de un fenómeno de marcada obsolescencia como el que observara la mara KODAK hace algunos años , respecto, ciertamente a un giro diverso al que aquí se reseña, pero cuyo prolongado y paulatino declive en el mercado , permiten a todas luces hacer un comparativo que llama a poner en duda la explicación de los hechos que pregona en la actualidad la versión que se difunde.
La regulación de la actividad turística tanto en el ámbito interno de las naciones como en el flujo internacional de los demandantes de esparcimiento, ha observado una proverbial precariedad, la Organización Mundial de Turismo como organismo internacional adscrito al consejo económico y social de la ONU y en cuya conformación el mexicano Antonio Enríquez Savignan jugara un papel relevante, es de muy reciente data.
Hasta mediados de los años 80 de manera un tanto heterodoxa, la diplomacia concerniente a las negociaciones referentes al turismo, reconocían como teatro a una persona de derecho privado, constituida conforme al Código Civil Suizo de las obligaciones, y cuyos socios contratantes eran los ministerios de turismo de las diversas naciones que habrían concurrido a la respectiva suscripción del contrato privado de constitución de la sociedad en cuestión.
Las rondas de negociación en el rubro concerniente a diversos servicios y al turismo en lo particular que al efecto se han abierto en el seno de la Organización Mundial de Comercio a partir de 1995 y en las rondas de negociaciones del GATT de 1947, de denominada “Ronda Uruguay” de manera por demás específica, se empalma a todas luces con los acuerdos que al efecto reconozcan como marco de suscrición a la Organización Mundial del Turismo.
El orden económico establecido a partir del fin de la segunda guerra, descansaba en la condición de Estados Unidos como locomotora mundial , situación que empezó a cambiar en la década de los años 80, en la que la economía estadounidense inició una etapa de desindustrialización, a grado tal que, empezó a llamar poderosamente la atención de los estudiosos, el hecho de que tanto la expansión impulsada por Reagan y una década después por Clinton tuvieran como base de sustentación la denominada “terciarización” de la economía, o sea la expansión con base en el sector servicios y no ya en la industria, “terciarización” en la que, el turismo, de más está decir, juega un papel más que decisivo.
La complejidad de reglas en la actividad en cuestión , así la manifiesta dificultad en los acuerdos que al efecto les den vigencia, constituye a todas luces una clara exigencia para el país en los momentos actuales en los que el turismo se erige en una de las actividades claves para ofrecer su viabilidad económica ; situación, respecto a la cual, la reciente quiebra de Wagon Lits Cook debe servir de clara advertencia, así como de objeto de profundo análisis sobre los derroteros que se presentan a lo largo y a lo ancho del orbe, sin que las decisiones sobre un tópico fundamental de la política económica a largo plazo, descasen, por ningún motivo, en lo que muy bien podría ser una diagnóstico falso y simplista.

Comentarios

Comentarios